News

Antes de morir de cáncer dijo: “Tengo 27 años. No quiero irme”

Holly Butcher tenía 27 años. El jueves 3 de enero, esta joven australiana falleció a causa del sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que crece en los huesos. Su familia ha querido compartir en las redes la ‘nota antes de morir’ de Holly, en la que da algunos consejos para la vida antes de fallecer.

“Es algo extraño darse cuenta y aceptar tu mortalidad a los 26 años de edad. Es sólo una de esas cosas que ignoras. Los días pasan y esperas que sigan viniendo; hasta que ocurre lo inesperado”, comienza narrando Holly.
Los médicos le detectaron el sarcoma de Ewing a los 26 años y no han podido hacer más por su vida. Por ello, la joven, expresa que la vida “es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, no un derecho dado”.
“Tengo 27 años. No quiero irme. Me encanta mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero el control está fuera de mis manos”, lamenta en una carta que escribió antes de morir y que fue compartida posteriormente por sus familiares en su cuenta de Facebook.
Cuenta que en los últimos meses tuvo tiempo para reflexionar y, por ello, escribió la carta en la que ahora comparte sus pensamientos.
Entre otros, Holly pide no darle vueltas a las cosas insignificantes como un atasco de coche o una mala noche. “Está bien reconocer que algo es molesto, pero trata de que no tenga consecuencias negativas en los días de las otras personas”. Sobre ello, expresa “agradece tu pequeño problema y supéralo”. A continuación, explica, “piensa lo afortunado que eres de haberlo logrado” porque, cuenta, “todo es muy insignificante cuando piensas la vida como un todo”.
Además, a todos aquellos que se quejan de su trabajo les pide que agradezcan que son físicamente capaces de hacerlo. No solo el físico es importante, recuerda la joven, hay que “trabajar igual de duro para encontrar tu felicidad mental, emocional y espiritual”.
Para Holly, también fue importante el apoyo de su familia, amigos e, incluso, de los extraños. Por ello, insta a ayudarse mutuamente. En este sentido, insta a no ser egoísta, especialmente con el dinero, y compartir lo material con los demás, gastarlo en experiencias. Por otro lado, aconseja “valorar el tiempo de otras personas” porque se debe agradecer que los otros quieran pasar momentos de su vida contigo.
Respecto a las redes sociales, expresa que lo importante es “disfrutar del momento” en lugar de “intentar capturarlo para los demás”. “Escucha música”, “abraza a tu perro”, “habla con tus amigos”, “viaja”, “trabaja para vivir, no vivas para trabajar”, “come tarta sin remordimientos”, “di no a las cosas que realmente no quieres hacer”, “no te sientas presionado para hacer lo que otros piensen que está bien”, “diles a tus seres queridos que los amas”, relata, entre otras muchas cosas que aconseja hacer en la vida. Por último, explica que “si algo te está haciendo miserable, tienes el poder de cambiarlo”.
Holly, finaliza pidiendo un favor, “una buena acción para la humanidad”: la donación de sangre. Lo hace contando su experiencia. A ella, la mantuvo viva durante un año, en el que tuvo “algunos de los mejores momentos”.
Share:

Leave a reply